Julia, de 107 años, aprovecha las visitas del IPS para realizar sus trámites.

Publica esta información: Compartir en Twitter. Compartir en Facebook.

A los 107 años, Julia continúa tejiendo los hilos de su vida en Lora

Pensionada y madre de diez hijos, el servicio de toma de poderes a domicilio del IPS Maule se transformó en el puente que unió su historia con el beneficio.
 
Como las hebras que teje con su crochet, Julia Rosa Guerra va entrelazando los hilos de su vida para contar, con paciencia y no sin sonrisas, lo mucho que le ha sucedido en sus 107 años. Pensionada del antiguo sistema, la solicitud de una toma de poder fue el hilo conductor que llevó al IPS hasta su hogar para entregar un servicio que agradece.
 
Oriunda de Huapi, localidad rural de la comuna de Licantén, en la Provincia de Curicó, esta pensionada comenzó su vida campesina siendo la mayor de cuatro hermanas y la única que hoy sobrevive. De adolescente se ocupó como asesora del hogar de una familia en Vichuquén y, tras cinco años, decidió regresar al hogar materno.
 
En el rigor del campo conoció a su esposo e inició una familia integrada por diez hijos, que actualmente tienen entre 80 y 63 años, quienes le han dado 25 nietos y 10 bisnietos. Dice no recordar cuándo murió su esposo (“muchos años ya”), pero sí guardar en el corazón el dolor de haber enterrado a dos de sus retoños.
 
Autovalente en todo lo que se puede hacer a su edad, Julia Rosa del Carmen Guerra Vergara vive en la localidad de Lora con su nieta Ruth Reyes, quien ha dedicado la vida a cuidarla. “Mis hijas casadas viven en Santiago y una en Licantén. Me vienen a ver, son muy buenos hijos. He sido feliz en mi vida y mi nieta es muy buena conmigo, porque ella me hace todo: me viste y hace la comida. Yo la quiero mucho”, cuenta.
 
Y es que pocas personas, pueden contar 107 años con tanta lucidez, con detalles tan precisos de su vida o mostrarse tan activa para tejer un pañito por día y aludir, por ejemplo, a la forma en que sobrevivió hace dos décadas a un cáncer en su nariz, cuya sobrevida los médicos no cifraban para más de tres años.
 
Pero esta pensionada sí, quien recibe el cariño de los suyos y la preocupación que el Estado, a través del IPS, muestra por ella, acercando sus servicios para garantizar que Julia reciba en forma fácil y oportuna su beneficio.